La medicina es una de las ciencias que más especialidades abarca. Las ramas médicas son las encargadas de solucionar diversos problemas del cuerpo; en el caso de los problemas del sistema musculo esquelético, la ortopedia y la traumatología son la opción indicada.

Un ortopedista es indispensable en los casos donde la salud de los músculos, huesos y articulaciones se ven afectadas por el desgaste natural, por su uso o por problemas congénitos que afectan el movimiento normal del cuerpo.

En muchas ocasiones se sufren dolores musculares, óseos y de articulaciones. En la mayoría de las ocasiones se asocian con algunas actividades o por la misma edad, y son descartados al creerse de menor importancia. Inclusive en ocasiones para aliviar el dolor se auto recetan analgésicos, lo que puede ser muy peligroso.

Por ello, cuando se presentan dolores de espalda, las lesiones en las caderas, las rodillas artríticas, así como la rigidez de los músculos del cuello, sólo por mencionar algunos de los malestares musculo esqueléticos más comunes y que afectan a un porcentaje significativo de los mexicanos, se debe acudir de inmediato con un especialista en ortopedia.

Las dolencias musculo esqueléticas representan un problema común en la población, derivados en especial de malos hábitos en el trabajo, y cuando se realizan actividades físicas y accidentes, pero también son consecuencia de la edad por el desgaste natural del cuerpo. En menor medida también se pueden encontrar los trastornos congénitos.

Los ortopedistas se especializan en el diagnóstico, prevención, tratamiento y rehabilitación de los trastornos, lesiones y enfermedades musculo esqueléticas de manera general. Aunque también pueden sub-especializarse para tratar padecimientos más específicos en ciertas áreas del cuerpo, como pies y tobillos, manos, hombros y codos, columna vertebral, rodillas y cadera.

Un ortopedista está capacitado para realizar el diagnóstico adecuado del padecimiento y tratarlo con un procedimiento no quirúrgico o uno quirúrgico, dependiendo del tipo de enfermedad, su nivel de daño y la zona donde se localiza. Por ello es por lo que su capacitación profesional puede extenderse hasta diez años antes de poder ejercer.

Es si duda una labor muy ardua para que los pacientes puedan recibir la mejor atención, un tratamiento integral y evitar complicaciones durante el proceso de tratamiento y recuperación. Por ello, el recibir la atención de un especialista en ortopedia es fundamental para el tratamiento de las lesiones y padecimientos musculo esqueléticos.

¿Cuándo acudir con un ortopedista?

Los principales padecimientos que atienden los médicos ortopedistas son las causas más comunes por las que una persona acude con el médico, aunque en muchas ocasiones se piensa que un dolor puede ser tratado por un médico general. Por ello es necesario conocer cuáles son los padecimientos más comunes que atienden los especialistas en ortopedia, para en caso de sufrir uno, acudir directamente con los ortopedistas.

Pueden dividirse dependiendo la zona del cuerpo que está afectada. Si el padecimiento es muy serio, el ortopedista puede enviarlos con un traumatólogo, que aplicará un tratamiento desde un punto de vista distinto. La lista de padecimientos es muy amplia, por lo que para evitar confundirlos e identificarlos con mayor facilidad se deben dividir por las distintas áreas de cuerpo.

Iniciamos con la columna vertebral, que es el eje del cuerpo humano y estructura más importante, la cual ofrece soporte, equilibro y permite el movimiento. Debido a su importancia y función es sometida a una alta demanda mecánica y tiene un grado de desgaste muy alto con el paso de los años. Debido a esto y al tipo de actividades que realizan de manera cotidiana, es muy posible y común que sufran un rápido desgaste y deterioro de los elementos que conforman la columna, principalmente de los discos intervertebrales. En consecuencia, se hace susceptible a sufrir un padecimiento que debe ser atendido a la brevedad. Además de las posibles condiciones congénitas que se pueden sufrir, entre los principales padecimientos que se presentan en esta área y son atendidos por los ortopedistas están la lumbalgia, las hernias de disco, las radiculopatías, las deformidades congénitas de la columna, del canal lumbar y del cervical estrecho, entre otras.

Otra área común donde se sufren padecimientos músculo esqueléticos es la rodilla. A pesar de que la mayoría de las personas le dan poca importancia a la rodilla, es una de las estructuras más importantes de las extremidades inferiores, puesto que permite caminar, correr, ponerse de pie y sentarse. Se compone de tres partes: la rótula, la parte distal y la parte proximal, además de algunos ligamentos, tendones y músculos. Es sometida a altas demandas funcionales, sobre todo si se lleva una vida deportiva o se realizan actividades de alto impacto, como el cargar objetos pesados, el correr o subir escaleras de manera constante. El desgaste natural, aunado a otros factores pueden afectarla, exponiendo a la rodilla a una vasta cantidad de lesiones, ente las más comunes encontramos: rupturas de ligamento, mala alineación de la rotura, quistes, osteoartritis, ruptura de meniscos, entre otros.

El tobillo y pie son partes del cuerpo que cargan todo el peso cuando se está de pie, se camina o se corre. Son estructuras muy complejas que se conforman por 27 huesos, más distintas articulaciones, músculos y ligamentos. Es una de las zonas más afectadas por lesiones traumáticas, aunque también son susceptibles a malformaciones y deformaciones, en especial si no se tiene la postura adecuada para caminar, si se utiliza el calzado inadecuado o se tienen malos hábitos al correr o caminar; también si se sufre de sobrepeso u obesidad. Entre los principales padecimientos que sufre esta zona, podemos mencionar: displasias y deformaciones, como el pie equino.

Por último, los padecimientos del hombro, codo, muñeca y mano (las extremidades superiores) son muy comunes en la actualidad, debido a que las actividades de oficina les exigen demasiado. En cuanto al hombro y el codo son articulaciones que ofrecen la movilidad al brazo, por ello son susceptibles a sufrir distintos padecimientos degenerativos y a rupturas de tejidos cuando son sometidas a actividades que superan su capacidad. Por su parte, la mano y la muñeca son estructuras más complejas. Su función es realizar movimientos finos y de precisión, por lo que se componen de una gran cantidad de tejido nervioso, músculos, articulaciones, ligamentos y huesos. Las principales lesiones que atienden los ortopedistas en esa área se relacionan con el desgaste y el sobreuso, como puede ser el síndrome del túnel carpiano, algunos tipos de artritis reumatoide, fracturas, desviación o dislocación de falanges, entre otros.

El sistema músculo esquelético tiene muchas funciones y es sometido a más demanda física mayor a otras partes del cuerpo, así que es más susceptible a diversas lesiones y padecimientos que tiene distintos orígenes. Su cuidado debe ser constante y cuando exista algún inconveniente se debe tener un diagnóstico, tratamiento y cuidado adecuado, por lo que se debe acudir de manera inmediata con un ortopedista que esté altamente capacitado, certificado y brinde el servicio de mejor calidad.