Es muy probable que para el tratamiento de algunos problemas y malformaciones en el sistema musculoesquelético les indiquen el uso de aparatos ortopédicos que son equipos creados o diseñados especialmente para las personas que pueden sufrir alguna discapacidad en cualquier zona de su cuerpo.

Estos aparatos pueden ir desde los más pequeños y sencillos, hasta las máquinas más grandes y sofisticadas, de acuerdo con los padecimientos que sufre cada persona, su principal función es el apoyo en la movilidad de las personas para que se desplacen de un lugar a otro de manera adecuada y con un menor esfuerzo; así como pueden ayudar a la corrección de la forma y dirección de las extremidades y de la postura.

Estos aparatos deben ser adaptados de forma personalizada, de acuerdo con cada tipo de padecimiento, el nivel de afección y la edad del paciente, en caso de los niños se debe prestar más atención, puesto que además de corregir la postura o la malformación, no deben afectar el proceso de crecimiento; es por ello por lo que deben ser supervisados por ortopedistas.

En caso de los aparatos ortopédicos pediátricos, el uso tiene que ser de una forma constante para que se mejore el desarrollo y la adaptabilidad a este, además que deben ser ajustado dependiendo del proceso de crecimiento, para que cumplan su objetivo, tanto a corto como a largo plazo.

Existen una amplia variedad de aparatos ortopédicos, por lo que siempre se tiene que tomar en cuenta cuál es la función de cada uno y para qué padecimiento fue diseñado; así como el objetivo que tienen, que puede ser sostener o afianzar una o más coyunturas débiles o modificar la forma de cierta zona del aparato musculoesquelético.

Es de suma importancia mencionar que cuando se iniciar el uso de uno de estos aparatos a petición de un ortopedista, no solo se trata de utilizarlos indiscriminadamente, sino que no deben ser dejados sin supervisión, por lo que es de suma importancia que acudan de manera periódica con el especialista para que lo ajuste con forme pasa el tiempo, además, deben contemplar que es algo nuevo y diferente para las personas, por lo que en un inicio puede ser incómodo, sobre todo para los niños.